Articles

Como “La Pobre Viejecita”…

In Reflexiones, Vida on agosto 31, 2010 by Claudia Villatoro Etiquetado: ,


Mi abuelo era un hombre que nació en el siglo ante pasado. No conocía de computadoras ni de la internet, pero si recibió clases de latín y francés,  tenía bastos conocimientos de nuestra historia y un afecto especial por  la poesía.

Recuerdo que nos regaló un hermoso libro, una antología de poemas que mi madre sabiamente ha guardado como un tesoro.  A menudo lo leíamos y descubrimos un poema  llamado “La Pobre Viejecita”  de Rafael Pombo (Bogotá, 1833 – 1912) .

El poema es una historia divertida que nos cuenta todas las “angustias y calamidades” que una viejecita pasó antes de morir:

“Érase una viejecita Sin nadita que comer
Sino carnes, frutas, dulces, Tortas, huevos, pan y pez.
Bebía caldo, chocolate, Leche, vino, té y café,
Y la pobre no encontraba Qué comer ni qué beber.”
 
“Y esta vieja no tenía Ni un ranchito en qué vivir
Fuera de una casa grande Con su huerta y su jardín
….
Nadie, nadie la cuidaba Sino Andrés y Juan Gil
Y ocho criados y dos pajes De librea y corbatín”
….
“Se murió de mal de arrugas, Ya encorvada como un 3,
Y jamás volvió a quejarse Ni de hambre ni de sed.
Y esta pobre viejecita Al morir no dejó más
Que onzas, joyas, tierras, casas, Ocho gatos y un turpial.”
 

Estos son algunos párrafos  del poema; donde a mi juicio,  el autor sólo quiere compartirnos su visión de como se debe morir. Y sabiendo del poder de las palabras, lo hace muy bien por medio de esta graciosa e irónica historia.

Cuando lo leí por primera era una niña, tal vez un poco más de 10 años. Pero entendí, que la vida hay que vivirla con todo y sin reservas. Esa emoción experimenté y aún me pasa al leerlo. El poema no habla de como vivió ella en su juventud, no sabemos lo que hizo para en sus últimos días pasarla tan bien. Supongo que es porque no hay formulas, la vida no viene en una botella, hay que respirarla y sentirla, abrazarla y vivirla.

La vida es un don, un regalo continúo y constante en un período finito.  Es por eso que no entiendo cuando mucha gente me dice “-Yo no quiero vivir tanto tiempo” y dibujan una leve mueca de tristeza, pero estoy segura de que si el “último día” llegará a sus vidas, pedirían una extensión!

Casi al finalizar, el poema nos dice que la viejecita  deja una herencia o un legado. Que ya sea material o no, únicamente puede ser hecho cuando estamos vivos, no lo olvidemos.

Para despedirme, le tomo prestado a Rafael Pombo el último párrafo de su escrito, deseando una vida prospera para todos:

“…Dios permita Que logremos disfrutar
Las pobrezas de esa pobre Y morir del mismo mal”
 
 
 
Anuncios

6 comentarios to “Como “La Pobre Viejecita”…”

  1. Qué excelente post Claudia!
    Mucha perspicacia… gracias por compartirla con todos!

    Saludos!

    Julio.-

  2. Increíbles los últimos versos que ha enfatizado Claudita. Rafael Pombo. Lindo. Gracias

  3. Excelente blog, me encanto el poema estare pendiente de sus publicaciones felicidades!!!

    Bendiciones

  4. Soy tu Fan……

  5. Me Encanta La Pobre Viejecita, Me La Se Toda De Memoria, En Mi Familia Ha Pasado De Generación En Generación TE AMO RAFAEL POMBO……..

    Ya Tenia Este Poema Casi olvidado, Sino Fuera Por El Colegio No Estaria en Mi Mente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: