Articles

Yo soy proactiva pero…

In Literatura, Vida on marzo 14, 2011 by Claudia Villatoro Etiquetado: , ,


Por estos día me encuentro leyendo “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Sthepen Covey. El libro fue publicado por primera vez en 1990 y ha sido uno de los más leídos a través de los años. He caminado ya por los primeros dos hábitos y pensando mucho en compartir una apreciación del primero.

El primer hábito es la proactividad y lo que significa realmente. A mi parecer sólo la entendemos y apreciamos en parte. A menudo reconocemos esta “cualidad” en las personas que toman la iniciativa o realizan alguna propuesta, corren con esta responsabilidad y resuelven algún problema. Los Jefes son personas más felices si sus empleados son proactivos, pues no tienen que estar detrás para que completen su labor. Pareciera que la proactividad está más dignifica en el plano laboral. Pero Covey nos presenta una propuesta más amplia y a mi juicio, mucho más certera:

“…Significa que, como seres humanos, somos responsables de nuestra propia vida. Nuestra conducta es una función de nuestras decisiones, no de nuestras condiciones…Tenemos la iniciativa y la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan(Página 85, de la última edición en español)

Hagamos un ejercicio mental, pensemos en nosotros mismos en el trabajo.  Seguramente nos vemos como personas competentes y proactivas, algunos con jefaturas o proyectos importantes a cargo (a este punto más de alguno esta sonriendo). Ahora respondamos esta pregunta: ¿Qué tan cerca estamos de pensar que nuestra vida no está precisamente determinada por la condiciones que nos rodean?, es aquí donde comienzan los peros (de ahí el título de la entrada).

Hemos sido programados para actuar en forma determinada, nuestros abuelos enseñaron a nuestros padres ciertos patrones y nosotros hemos crecido con ellos. Es común escuchar que la  falta de “exito” se debe a la ausencia de oportunidades en la vida. Responsabilizamos a nuestros padres, cónyuges, hijos,  de nuestros fracasos o de la imposibilidad para mejorar nuestra situación actual.  Este es un pensamiento que definitivamente debe ser abandonado si realmente queremos una vida mejor!

No quiero cerrar la entrada sin compartir un par de ideas más:

  • Tenemos libertad para decidir. Las decisiones propias son la herramienta de la responsabilidad personal,
  • Sobre esta libertad, debe descansar un marco de valores (amor, integridad, fe, etc). Pues las decisiones basadas en  prejuicios, costumbres , sentimientos o emociones no conducen necesariamente a los mejores resultados.
  • Necesitamos de otros, asi como estos necesitan de nosotros. Es un proceso de colaboración, donde cada quien debe vivir y admitir su responsabilidad personal. La suma final es lo que nos conduce a una mejor vida.

Hay mucho más por compartir del tema. Y aún más que reflexionar y admitir. Les animo a que lean el libro. Es como un espejo, quizá las primeras imagenes que veamos no nos agraden tanto, pero de página a página irá mejorando su reflejo.

Un abrazo,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: